¿Vamos por un café?

Lo masculino y lo femenino

Una vez a la semana me reúno con mi amigo – Tarot – para conversar, amenizamos con un rico café.

Un rico cortado para acompañar la conversación.


Desde niña hasta mis primeros años universitarios siempre tuve 1 ó 2 amigas cercanas y muchísimos amigos (hombres). Siempre consideraba más fácil una relación con el sexo opuesto que con las mujeres  y eso me llevó a siempre desarrollar mi parte masculina.

Me consideraba una mujer analítica, práctica, enfocada en los resultados. Pero después de un año viviendo en el extranjero y un cambio en mi carrera universitaria, me vi rodeada de mujeres y generando lazos con ellas. Creo que ese fue el punto de inflexión en mi persona.

Poco a poco fui potenciando más mi aspecto femenino que el aspecto masculino.

Lo masculino no es exclusivo de los hombres y lo femenino no lo es de las mujeres.

Cosas banales, como que empezar a preocuparme por combinar la ropa, usar maquillaje, aprender a coquetear (aunque ese arte aún no lo domino) fueron los primero cambios que comencé a experimentar.

Luego empezaron cambios de pensamiento. Las mujeres no son inferiores a los hombres. No acepto el acoso de los hombres, especialmente en la calle, cuando sólo buscan intimidar a las mujeres. Y así muchas cosas van día a día teniendo otro sentido para mi. Uno que hace unos 10 años atrás yo hubiese considerado ridículo.

El tarot y lo femenino.

Resulta que el tarot es una herramienta para conectar con la intuición, y la intuición es la esencia de lo femenino. ¿Cuántas veces hemos escuchado que las mujeres tienen un “sexto sentido”? Bueno, ese sexto sentido es la intuición, pero no es exclusiva de las mujeres, pero si habla del lado femenino que tenemos las personas.

El tarot es el vehículo que te puede llevar a recorrer tu lado femenino, a complementarlo y desarrollarlo. En mi proceso de desarrollo de mi aspecto femenino, confiar en mi intuición ha sido un desafío. No fui educada para eso, todo lo contrario, siempre fui elogiada por el uso de la mente para resolver todo. Lamentablemente, eso me ha llevado a sobreanalizar muchas cosas, hacerme “caldos de cabeza” y a encontrar explicación a cosas inexplicables.

Creo que debe existir un justo equilibrio entre tu mente racional y tu intuición. Creo que lo femenino y lo masculino deben estar en armonía, no somos partes, sino que somos un todo.

El lenguaje crea realidad.

Debemos tener cuidado con el uso de nuestras palabras, porque el lenguaje crea realidad, y cada vez que hablamos estamos construyendo el mundo en el que vivimos. Al principio requiere esfuerzo enfocarse en lo que decimos, pero con el tiempo aprendemos y luego es una forma natural de expresarnos.

Mi sueño es que el decirle a alguien “pareces mujer” deje de ser un insulto, y sea tomado por lo que es. Un aspecto dentro de nosotros. Ni lo masculino, ni lo femenino pueden ser considerados buenos o malos, son distintos y existen momentos en que cada uno es más adecuado que el otro.

Pequeño ejercicio para desarrollar más la intuición.

La próxima vez que vayas a comer afuera, o a comprar un helado o un café, fíjate en qué es lo primero que se te viene a la cabeza en cuánto entras al lugar y pide eso. No cambies de opinión, déjate llevar por ese primer deseo, por esa primera sensación, por esa primera imagen que te cruza.

Lo normal es que uno sabe lo que quiere y lo que va a disfrutar, pero nos venden tantas cosas que resultan atractivas que terminamos sumamente confundidos. Seguir nuestra intuición y pedir eso que nos dicta tiene un resultado seguro de disfrute. Es lo que yo llevo haciendo hace un tiempo y nunca falla, bueno excepto que no haya stock del producto que quiero. El mundo no es perfecto.

¿Tienes alguna técnica para desarrollar la intuición o aprender a escucharla? Me encantaría escuchar tus recomendaciones, puedes dejarla en los comentarios.

3 pensamientos en “Lo masculino y lo femenino

  1. Pingback: Energía femenina y el elemento tierra | La Rueda de la Fortuna Tarot

  2. Te leo y reconozco en mí muchas de las cosas que contás en este post. Yo también tuve siempre más afinidad con los hombres y encuentro muchas cosas en mi carácter que son más masculinas que femeninas. Supongo que esto no es malo, simplemente me hace diferente y lo acepto.

    Por ahí me molesta un poco el hecho de que la intución sea considerada únicamente como un atributo femenino. A veces creo que lo que frecuentemente es llamado “intución femenina” es sólo la capacidad de hacer una pausa y reflexionar sobre cómo nos afectan nuestras decisiones en lugar de actuar rápidamente y de forma impulsiva. Ahí también me reconozco “masculina” porque soy muy de tirarme a la pileta sin chequear si de veras hay agua en ella primero!

    Lo interesante es que todos podemos desarrollar tanto lo femenino como lo masculino en nosotros. Ahora más que nunca debemos explotar esto con todo nuestro potencial porque por fin vivimos un momento de libertad y de comprensión social que nos en lugar de limitarnos nos abre puertas hacia lo diferente y lo diverso. Casi te diría que es nuestra misión aceptar las diferencias, desarrollarlas y celebrarlas. Brindo por eso!

    Le gusta a 1 persona

    • Brindo contigo, aunque creo que aún nos falta tolerancia, aceptación y comprensión. Hemos avanzado, pero aún queda un largo camino por recorrer.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s